domingo, 30 de enero de 2011

EL REGRESO A MORATA


 La salida de la plaza se hace por la calle Mayor que es donde está la fuente.


Algunos ya están casi arriba y como veis, otros saliendo de la plaza.


Una vez superada la primera cuesta el camino transcurre por una calle hasta la iglesia.


Llegamos a la altura de la iglesia y si os fijáis, enfrente, retirado de la iglesia, está el campanario.


La calle de la iglesia es muy empinada como casi todas en este bonito pueblo.


Que faena a Carmen se le salió la cadena en plena subida. Al  lado Juanra con todos los desarrollos metidos.


Delante el grupo subiendo.


Un pequeño trozo por carretera pues con tanta lluvia no se podía ir por el camino marcado, aquí podéis ver a Nive acercándose.


Enseguida cogimos el camino de San Galindo


La larga recta y con leve bajada propinó que el pelotón se estirara bastante.


Un inesperado pinchazo retrasó un poco la marcha, pero Miguelón tardo muy poco en arreglarlo, Alex y Juanono ayudaron con unos chistes.


Por fin nos pusimos en marcha y bajamos por el llamado desfiladero.


Un par de kilómetros mas adelante nos estaba esperando el grupo, y a nuestra llegada emprendimos la marcha.


Pasamos el puente sobre el río Tajuña, y poco después La Ermita de San Galindo.


Ahora circulamos por la vega del Tajuña, el terreno es llano y se va muy cómodo. Se presta a charlar o hacer bromas, como podéis ver en la foto a Ceci.


Algunas marcas en el camino,  ¿Será que estamos en el camino de Santiago???


Largo pelotón…imposible coger a todos.


Nos reagrupamos para cruzar la carretea y enseguida otro camino.


Aquí podéis ver acercándose a Ferny, Carmen, Carlos  y detrás el resto de compañeros.


Otro desvío.


El cielo se oscurece tanto que parece que se hace de noche, por suerte no descargó la nube.


Llegamos a este punto que había mucho barro, se formó una pequeña melé.


Aquí llegan Juanragrino, Alex y Laly


Entramos en Morata y paramos para reagruparnos en la cruz de piedra.


Por las calles de Morata.


La llegada al mesón El Cid


Poco a poco van entrando por el arco.


Parece que llegan los últimos.


Pues no, todavía quedaban más por llegar.


Nuestras bicis aparcadas en el interior del recinto, hacía bastante frío por lo que entramos al mesón donde nos aguardaba la mesa reservada para los bicigrinos…pero eso amigos será en la siguiente publicación…LA COMIDA BICIGRINA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

HOLA, DEJA TU COMENTARIO SI TE HA GUSTADO ESTE BLOG